top of page

¿Cómo conseguir mis primeros clientes? Ideas para lograrlo

Actualizado: 12 jun 2023


Sabemos que conseguir clientes es una de las mayores preocupaciones de cualquier persona que emprende. Si conseguimos clientes, estamos validando lo que hemos creado: ¡nos dirá que está funcionando!


Y los inicios pueden ser algo difíciles si todavía no nos conocen y no contamos con experiencias que nos avalen como “profesionales” en lo nuestro.


Por eso, en este artículo queremos ayudarte a reflexionar y compartir ideas creativas para que consigas tus primeros clientes y tengas éxito con ese proyecto en el que llevas tiempo trabajando.


¡Allá vamos!


Índice de contenidos:



¿Quién es mi cliente ideal?


Bien, empecemos por el principio. Antes de saber cómo conseguir mis primeros clientes, lo lógico sería saber primero a quién quiero llegar, ¿verdad? ¿Para quién es lo que he creado y para quién no? Parece obvio, pero es muy fácil caer en el error de “primero crear algo que nos enamora, y luego tratar de venderlo”, en lugar de “conocer las motivaciones y problemáticas de mi clientela para crear un producto o servicio que les ayude a solucionar esa necesidad”.


Y créeme, es un CAMBIO SUSTANCIAL DE ENFOQUE.


Roy H.Williams, un autor y consultor de marketing de gran éxito conocido por su trilogía Wizard of Ads, y fundador del instituto Wizard Academy, nos decía:


«El primer paso para superar las expectativas de tus clientes… es conocer esas expectativas».
Pues bien, cuando hablamos de atraer clientela, lo primero que tenemos que hacer es preguntarnos si realmente conocemos en profundidad lo que nuestros potenciales clientes necesitan, cuáles son sus “puntos de dolor” y cómo están tratando de resolver sus problemas actualmente.

Porque la mejor estrategia de ventas no es tratar de venderte y decir lo maravilloso que es tu producto o servicio, sino dar contenidos que aporten valor a tu clientela para que conecte con tu marca y generen confianza en que estás aportando todo tu talento para dar solución a sus “puntos de dolor”.

Por tanto el primer paso es detallar en profundidad cómo es tu cliente, pero no basta con quedarnos en decir “mujer de 30-45 años trabajadora y con hijxs”. Haz un perfil detallado indicando nombre y apellidos (si tienes en mente una persona real, ¡mucho mejor!), en qué entornos se desenvuelve, en qué trabaja, cuáles son sus motivaciones en la vida, cómo mide el éxito, que le frustra y que espera lograr en la vida; como es el problema en su día a día, como trata de solucionarlo, qué echa en falta…



Como ves, no hay que dejar detalle ninguno. Vamos a verlo con un ejemplo:


Nombre de mi buyer persona: ENCARNA

  • Perfil demográfico: 66 años, mujer, jubilada

  • Perfil Psicográfico: camina, pero por lo general lleva un estilo de vida sedentario. Le gusta leer. Tiene sobrepeso. No tiene o tiene conocimientos nutricionales erróneos. Intenta realizar un consumo responsable.

  • Objetivos: Quiere aumentar su calidad de vida en general. Mejorar su dolor crónico. Sentirse ágil y ser autosuficiente en la vejez. Quiere aprender técnicas de relajación para incorporarlo en su día a día.

  • Hábitos: tiene poco ocio, realiza paseos por el pueblo con la familia, pasa tiempo en un huerto, no usa redes sociales

  • Frustraciones: Vive a diario con dolor de rodilla, lo que le impide hacer muchos de los ejercicios. No encuentra un lugar que le atienda como es debido a sus limitaciones. No encuentra un grupo en el que se sienta cómoda.

  • Alegrías: Está yendo a un nutricionista y a pilates. Le gustaría encontrar un grupo afín a ella y donde la escuchen y la den la información de una forma sencilla, que ella pueda gestionar en su día a día.

Si todavía no has podido tener contacto con ningún cliente, te recomendamos leer este artículo para saber como hacer unas entrevistas de problema antes de lanzarte a vender.


¿Qué producto mínimo necesito para empezar a vender?


Este es otro aspecto muy relevante a considerar cuando queremos lanzarnos a vender. Recuerda que cuando estamos comenzando, sobre todo en los inicios o cuando estamos probando un producto nuevo, lo más importante no es vender mucha cantidad sino APRENDER de nuestra clientela. Por eso, no hace falta tener la versión final, super bien hecha y completa de nuestros productos o servicios, sino un producto o servicio que sea mínimo y que sea viable, es decir, que sea fácil de realizar y no nos suponga mucho coste, pero que por sí mismo tenga la utilidad que buscas para permitirte probar y validar algunas hipótesis. Por ejemplo, un muestrario, una página web sencilla, una versión reducida de un curso, una mentoría 1to1, …


¿Cómo llego a mis clientes?


Antes de nada, vamos a ver unos consejos previos que sería importante revisar antes de lanzarnos a vender. Pregúntate lo siguiente:


1. Estoy enfocada en un tipo de cliente?

2. ¿Estoy enfocada en un producto o servicio?

3. ¿Se qué canal voy a utilizar?

4. ¿Cómo voy a comunicarlo?



Enfocarse en un tipo de cliente


¿Tienes claro cuál es tu nicho de cliente? Por ejemplo, si eres psicóloga, puedes estar orientada a personas emprendedoras que sufren mucho estrés.


Producto o servicio especializado


¿Estas especializada en algo? Tu tienda online, por ejemplo, ¿sigue un estilo concreto o tiene un poco de todo? Cuando más específico es lo que diseñes, más fácil te resultará que la gente conecte contigo y con lo que ofreces. Enfócate en un tipo de producto y cuéntale a tu cliente los beneficios que puede obtener comprando tu producto o servicio.


Canal de marketing


Con canal nos referimos al medio por el que te das a conocer y comunicas con tu clientela. No hay mejor o peor canal. No tenemos porqué estar en Instagram si nuestro perfil de cliente ideal no utiliza Instagram para buscar soluciones a la problemática que vayamos a ayudarle a solucionar.

Por tanto será importante saber en qué canal está tu cliente y orientar tus esfuerzos en este (o unos pocos). Puedes iniciar con uno, e ir aumentando poco a poco a través de otros canales.

Canales hay muchos, puedes iniciar un blog, un podcast, redes sociales, email marketing….


La comunicación: la clave del éxito


¿Es claro el valor que aportas a tu cliente? ¿Lo estás comunicando bien? ¿Es claro el beneficio de elegirte a ti como profesional? ¿Y qué estás haciendo para que eso se note?


Puedes tener un producto o servicio buenísimo, pero si no lo sabes comunicar desde el beneficio que aporta, nadie lo comprará…


El otro día me quedé impactada escuchando en un podcast que un emprendedor vendía una sesión de asesoramiento a 10.000€ el día. Si, si, ¡10.000€ por un día! ¿Pero sabes que? Que él no vendía una asesoría para desarrollar tu negocio, el vendía que ibas a conseguir pasar de un negocio de 2 cifras a un negocio de 3 cifras en menos de 6 meses, gracias a la asesoría de un día. Por tanto, no te está vendiendo cualquier cosa, te está haciendo la promesa de que multiplicarás tus beneficios gracias a su asesoría. Si vas a ganar 100.000€ más gracias a ello, ya no parece tanto 10.000€, ¿verdad?


Algunas ideas para lograr tus primeros clientes


Como decía al principio, los comienzos son difíciles porque nadie te conoce. ¿Por qué van a confiar en tí?





Pero tranquila. Ahí es donde las primeras experiencias y testimoniales toman especial relevancia. No tengas miedo a hacer promociones, sorteos y descuentos en un inicio (esto no implica bajar el precio de tu producto, sino ofrecer un precio promocional o un servicio gratuito por un tiempo determinado).


Por ejemplo, podrías hacer un sorteo a través del canal que hayas elegido donde ofrezcas tu servicio de forma gratuita, con el objetivo de aprender y obtener testimonios que puedas utilizar para atraer más clientes. Da visibilidad a los testimonios, recoge propuestas de mejora, que no te de miedo preguntar.

Puedes hacer promociones y descuentos puntuales para atraer clientela. Por ejemplo, por navidad, por el mes de la mujer emprendedora… lo que sea relevante en tu sector.


Es importante elaborar buen contenido, de calidad y que aporte valor, para hacer un efecto atracción de potencial clientela. Puedes iniciar un blog, donde compartas tips y recomendaciones en tu área de especialidad, iniciar un canal de youtube o incluso ofrecer un webinar gratuito que te permita tener emails (los famosos leads) para después hacer acciones de marketing.


Puedes ofrecer algo gratis (lead magnet) relacionado con tu producto final, para captar potenciales clientes que luego puedas convertir en clientes reales a través de estrategias de marketing.


O incluso hacer colaboraciones con otras marcas para ofrecer algo conjunto, como por ejemplo participar en algún podcast para darte a conocer o hacer un curso conjunto con alguna escuela de formación. Aprovecha otras audiencias para crear también la tuya.



¿Cómo probar con poco dinero?


La fase de test puede requerir una primera inversión en el proyecto, sobre todo cuando lo que quieres probar son productos ya que tendrás que preparar un prototipo o varios o un primer muestrario.

También en el caso de los servicios si la imagen que necesitas dar a tu clientela te va a requerir invertir en el diseño de un logotipo o en una primera web, que aunque sea sencilla necesitas ofrecer una imagen de profesionalidad. También en el caso de tener que probar por ejemplo una actividad de aventura igual necesitas alquilar equipos o un espacio para hacer un taller o un evento de demostración.


Si tu negocio es un negocio tradicional, que requiere un local físico, como un restaurante por ejemplo, antes de invertir mucho dinero puedes empezar por organizar alguna comida de celebración para familiares o amigos y ver si tus platos son lo suficientemente buenos.

Siempre hay formas de probar si un negocio puede funcionar reduciendo tus costes iniciales.


Imagina un proyecto de venta de producto como pueden ser la fabricación de artículos de lana para bebé y quieres validar si las características de los productos que vas a diseñar son valoradas por tu clientela como para que las compren. Necesitaremos tener un muestrario de productos, con al menos dos o tres diseños de cada tipo, por ejemplo dos o tres modelos de jerseys, de calcetines y de mantitas con distintos dibujos o colores que nos permitan mostrar el tipo de prendas, diseños y calidad de las mismas a nuestra clientela potencial. Habrá que invertir en existencias de lana y tintes naturales. Pero no hace falta tener la tienda completa o invertir mucho dinero inicialmente, puedes comenzar con un muestrario inicial.


Recuerda que lo importante en esta fase es aprender y ajustar. Porque la mejor forma de estar segura de si tu proyecto va a funcionar es probando.

Si necesitas ayuda con esto, puedes echar un ojo a nuestras mentorías donde te acompañamos de forma individual, personalizada y online para que logres tus objetivos.
Y si quieres convertir tus ideas en realidad y quieres hacerlo acompañada, no te pierdas el curso "Emprende paso a paso", donde te formarás para pasar de una idea a un producto o servicio que puedas testear en el mercado y participarás en mentorías grupales de forma mensual.






152 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page